miércoles, 6 de septiembre de 2017

Sima Juan. Antequera . Málaga

Sima Juan


Seguimos con las convocatorias abiertas y en esta ocasión fue a la carta y al gusto del compañero Nacho, incondicionales él y su mujer Karen. Es un placer compartir con los compañeros estas salidas, las cuales siempre contando con la gran e importante ayuda de Paco Doña.
Esta ocasión algo cansado pudimos disfrutar de los 50 minutos de aproximación desde el vehículo hasta la boca de la sima. Paisaje espectacular en el entorno del Torcal.
Destacar que esta ocasión vino Diego, hijo de Paco y fue su estreno en simas y menudo estreno.
Sima muy completa, pozos profundos y verticales muy bien instalados, pasos estrechos muy cómodos. Bien adornada de espeleotemas y gracias a Dios bien conservados. En definitiva, muy deportiva y asequible.
Podría extenderme más, pero como en todas las anteriores salidas solo puedo expresar palabras de agradecimientos a todos los compañeros por dejarme compartir estos momentos. Gracias grupo.














Evento de Marco A,P,R.y cronicas de Marco y Nacho



   Tambien la cronica de Nacho ,que le encanta narrar lo sucedido en cada salida...

El martes 5 de septiembre visitamos la que probablemente sea la más bella sima del Torcal (aunque es cierto que por allí las simas no se caracterizan por ser bonitas): SIMA JUAN. Repleta de formaciones fósiles, y con alguna activa, la sima es un lujo para la progresión deportiva sin complicaciones, y para las visitas que buscan ver un paisaje encantador.



El grupo estaba formado por Marco, que fue quien convocó la salida (¡bravo!), Paco Doña, su hijo Diego, Paloma Rojas, Karen y yo.

Aparcamos antes de llegar al centro de visitantes, poco después del desvío del repetidor, y desde allí iniciamos el camino de aproximación hasta la sima. La aproximación se hace primero por el sendero y luego entre las piedras del Torcal. Dura entre 45 y 60 minutos, según el paso, y es muy fácil perderse. Pero la vista es maravillosa. En cuanto tenga un rato subiré el track al catfae.

En esta ocasión instalé y desinstalé yo la sima, con la ayuda de Marco.

La boca de la sima es un agujero de tamaño sobrado para entrar por él con comodidad. Todas las chapas están montadas (la ficha del catfae está obsoleta, a ver si subo una nueva). Arrancamos con dos parabolts de reaseguro y para abajo. La cabecera del pozo está a apenas un metro bajo la boca. Desde el reaseguro la cuerda se apoya en la roca; aunque está pulida sería conveniente colocar ahí un quita roces.

El primer pozo se hace con una cuerda de 60 metros y tiene 2 ó 3 fraccionamientos evidentes, muy bien situados. Tras llegar a la base tenemos dos vías: a un lado hay una enorme foemación en forma de cono invertido (la llaman "la teta") en la que se puede instalar un natural para bajat el pozo de 17 metros. Al otro lado nos encontramos un paso estrecho en el suelo que se supera sin ningún problema y que nos lleva a una pequeña sala con todas las paredes tapizadas de formaciones. En ese paso si vais con Marco podréis comprobar su enorme riqueza de vocabulario popular   , siempre acompañado del "¿Y quién me manda a mí meterme en estos sitios?"   









Desde esa pequeña sala accedemos al siguiente pozo a través de otro paso estrecho, este en una pared a media altura. Se supera con las piernas por delante, de lado, mirando a la derecha.

El segundo pozo, de algo más de 30 metros y que se supera muy bien con una cuerda de 50, es algo más expuesto. No es que sea muy peligroso, pero si pierdes el pie y resbalas caes más de 30 metros "a saco". Para evitar esa situación se puede montar un natural con la propia cuerda, y desde él un pasamanos hasta las dos chapas. Tiene otros 3 fraccionamientos, de nuevo muy evidentes y muy bien situados (¡Chapó a los instaladores! No siempre está todo tan bien puesto). La base de ese pozo conduce a una pequeña diaclasa que se hace intransitable. Allí abajo caben 6 personas y poco más. Si el grupo es más numeroso puede ser agobiante.













Tras las fotos de rigor comenzamos a ascender. Para el ascenso... ¡pantiiiiiín! . Tras un rato, y con alguna piedra que cayó (ojito a las piedras en todas las simas del Torcal, porque por mucho cuidado que se tenga alguna puede caer), recogimos todo e iniciamos el retorno, ya noche cerrada y con una luna llena espectacular.



En los coches nos pusimos a comer, y nos pusimos las botas: empanadas argentinas, mega tortillón de  patatas, picoteo, tarta de manzana con nata... y cerveza y refrescos...

Al final aparecimos por casa a las tantas, para variar, pero con una sensación de satisfación tremenda. Ha sido otra gran salida. Me encanta este grupo: potente, sin pamplinas, divertido y de gente con ganas de disfrutar y pasarlo bien. ¿Cuándo es la próxima salida?

Marco, muchísimas gracias por estas convocatorias. ¡Bravo!







Evento de Marco A,P,R.y cronicas de Marco y Nacho

1 comentario: