miércoles, 27 de septiembre de 2017

Sima mujer - sima Chaparro

*Travesía sima Mujer  sima Chaparro*
Acometemos esta tarde la genial travesía que une las simas de la Mujer y la del Chaparro. El grupo se redujo a 6 compañeros, Nacho decidió instalarla aún siendo su primera visita a estas cavidades, para lo cual el que suscribe decidió entrar de segundo para ayudar, aunque la ayuda brilló por su ausencia ya que en la base de la rampa en el primer pozo y por razones técnicas me obligaron a quedarme cerrando el grupo con Desire. Por lo tanto, Paco Doña adelantó y quedó cerca del instalador para indicarle de los puntos y fraccionamientos.
La travesía discurrió como cabía esperar, nos entretuvimos en posar en las fotos que íbamos haciendo durante la misma y disfrutamos de los pasos técnicos que encontramos en la subida desde el pozo final de Mujer para acceder a Chaparro, ahí hubo diversión para todos los gustos, ya entre risas y más poses Nacho y Javi el Marino decidieron entrar nuevamente a sima Mujer para desinstalar la cavidad y el resto terminar la salida por Chaparro, quedando un servidor recogiendo la cuerda que da vía de escape de la gruta de entrada que siempre resulta espectacular verla.
Ya en los coches, tomamos rumbo al pueblo de Villanueva para deleitarnos de unas buenas viandas entre risas y buen ambiente. Muchas gracias a todos por vuestra presencia y como siempre especial agradecimiento a Paco Doña.









Convocatoria y cronica de Marco A

martes, 26 de septiembre de 2017

Barranco de Monchalban

*Barranco de Monchalbán*
Decidimos ir en esta ocasión a visitar un barranco que se encuentra instalado por Sierra Blanca, barranco seco, con una aproximación muy bonita desde el carril de inicio. Durante los 50 minutos aproximados que empleas en la misma, puedes deleitarte de las magníficas vistas que te ofrece el entorno próximo al embalse de la Concepción.
Llegamos al punto donde se cruzan el curso del arroyo de Monchalbán con el sendero iniciamos el descenso.
Dentro disfrutamos de sus rápeles arrampados, aunque el final de unos 30 metros se torna un poco más vertical. Al terminar éste y tras una pequeña progresión por un caos de bloques, a la derecha tomamos el carril de retorno.



















Convocatoria y cronica de Marco A. Perez

sábado, 16 de septiembre de 2017

Sima Juan - 16/09/2017




Hoy hemos vuelto a Sima Juan aprovechando que el otro día Marco y Doña nos la enseñaron (muuuuchísimas gracias).

El grupo estaba formado por Javi El Marino, Monik Physx, Silvia Ibáñez Teomiro, Rafael Cubillas, Luisa Lui OG, Isabel Ruiz Alcántara, Desire F Jones Jones, Santi Asensio y yo, un grupo bastante numeroso para la cavidad, sobre todo porque en la base del segundo pozo no cabe tanta gente

Quedamos directamente en el Torcal y tras algún percance para aparcar los coches (Rafa nos ha enseñado el truco para que no rocen) iniciamos la aproximación a la boca. Como la única referencia que yo tenía era nuestra anterior visita, con un retorno nocturno, fui usando el gps con el track de Paco del otro día, y más o menos (porque dos píxeles de desviación suponen ir 5 metros por encima del camino) llegamos a la boca. 







En esta ocasión me dejó instalar Isa a mí, y ella desinstaló, aunque en principio lo íbamos a hacer al revés. La instalación hasta la base del primer pozo transcurrió sin problemas, y mientras bajaba parte del grupo estuve filmando a una salamanquesa que supongo cayó desde la boca. Tras descender Santiago, de repente nos dijo: "¿Habéis visto la serpiente?" . Y allí, apenas a medio metro de la saca de instalación, con el cuerpo pegado a una de las paredes y elevada sobre ella, estaba "el monstruo": una serpiente de apenas medio metro, con cabeza triangular, que nos indica un amigo de Karen, experto en bichos, que es una víbora hocicuda, la víbora más común de España y la menos venenosa... pero venenosa y cuya picadura requiere de tratamiento urgente. El bicho acojonaba un poco lo reducido del espacio.











Fue bajando más gente hasta estar todos en la base del pozo, y aunque propuse que todos apagáramos los frontales para disfrutar de la sima en la oscuridad... la idea no tuvo mucha aceptación (menos mal; si llegan a decir que sí... ). Allí vimos que la serpiente poco a poco se iba desplazando al paso estrecho por el que teníamos que progresar para llegar al segundo pozo, y teniendo en cuenta que al retornar se sale de él con la cabeza por delante... como que daba mal rollo imaginar encontrarse a la "bicha" a un palmo de tu cara y tú pasando el paso estrecho. Así que debatimos qué hacer con ella. Superadas las soluciones fruto del nerviosismo (que os podéis imaginar, sobre todo teniendo en cuenta que al otro lado de esa sala hay un pozo de 17 metros por el que no íbamos a progresar ), al final Rafa vació su bote estanco y con un palito corto la cogió por la mitad del cuerpo y la depositó en el bote. Yo iba a sacarla de la sima pero como tenía que seguir montando finalmente la sacó Silvia, quien luego ya no tuvo tiempo de volver a bajar porque se la llevó lejos de la boca (por si le había cogido cariño a la cavidad y decidía volver y tirarse sobre nuestras cabezas ).

Luego fuimos pasando el pasito estrecho del suelo, después el vertical y, por último, el segundo pozo. Allí apenas cabíamos (y eso que faltaba Silvia, aunque como abulta poco habría cabido ). Para poder hacer la foto de grupo me tuve que subir a la cuerda.







Poco a poco fuimos subiendo. Desi se tenía que ir pronto porque tenía curro por la tarde, así que Javi la acompañó hasta el coche mientras los demás salíamos y retornábamos un poco más tarde.





Al volver a pasar por la base del primer pozo metí a la salamanquesa en una botella de agua vacía y agujereada y la saqué también de la sima (dos rescates en un día. A ver quién mejora eso  ). Luego la dejé en dirección opuesta a donde Silvia dejó a la serpiente (por si acaso).








El retorno lo hicimos gran parte del tiempo pegados a la valla y fue bastante cómodo, más que la ruta por la que fuimos por la mañana.



Y, como siempre, ¡a comer de picnic! En esta ocasión nos fuimos a la zona de descanso cercana al Torcal, en dirección Casabermeja, y allí estuvimos comiendo y charlando hasta que llegó la hora de volver a casa.




Es curioso lo bien que "cuaja" este grupo. Creo que la clave es ir a pasarlo bien y que todo el mundo se maneje con cierta soltura. ¡Bravo!